Ares abandona el infierno al sufrir un mareo, e Israel se ofrece a sustituirla