Coman, a Aguasantas: "¿Te habías enamorado del brasileño?"