Carlos y Laura, confesiones y bádminton mientras cuentan las horas para la gran final