Fran, en el ojo del huracán