Alejandro y Javi, cada vez más distanciados