Laura y Lucía sellan la paz con un abrazo