Javier Tudela pasa su peor semana en la casa entre lágrimas y decepción