Kiko, cubierto de arañas en el debate