Raquel Bollo, más sensible que nunca en su semana como nominada