Javier presume de sus negocios mientras Laura no soporta su presencia en la casa