Liz, tras restregar la cara contra la panza: "No vuelvo a comer cerdo después de esto"