Carlos Lozano y Rappel liman asperezas en la sala de expulsión