Fran Nicolás, el único que se alegra de la salvación de Alejandro y Carlos Lozano