A Julius no le gusta que le toquen los fogones