Rosa y Carlos, pelillos a la mar