La hermandad de las rubias revoluciona la casa de Guadalix de la Sierra