Los músculos de Rafa Martín consiguen que Rosa Benito se vuelva a pintar la raya del ojo