Charlotte lo tiene claro: "Háganme lo que quieran, pero yo no pienso limpiar el baño"