Rappel, el primer Don Quijote con gafas