Aída Nízar consigue que todos los colaboradores abandonen el plató