Alyson Eckman, una americana nada tonta que vivía entre cerdos y vacas