Toño Sanchís, un conversador y "un poco cabezón" que sabe pedir perdón