Aída, después de ver los porcentajes ciegos: "¡Estoy muerta de miedo!"