Menos mal que Irma Soriano no iba a llorar...