Elettra, primera salvada de la expulsión