Dios se olvida de Aída en la prueba física... ¡pero la app la asciende a sargento!