Aída e Irma, una reconciliación imposible