Alejandro no deja títere con cabeza en su blog… y los compañeros lo leen