Aída, a Irma: “Eres la persona más infeliz que conozco…¡puñetera frustrada!”