Elettra, con su ristra de ajos, convencida de que existe el espíritu maligno de Aída