Así están los porcentajes ciegos: La expulsión es cosa de dos