Aída termina con la paciencia de Irma Soriano: "¡Cállate ya que eres ridícula!"