Aída, a Irma: “¡Eres diabólica, te has puesto el vestido adecuado, el de Satanás!”