Alejandro Abad, polémico compositor, lleva su música y su voz a Guadalix