Alonso y Angélica, un reencuentro de película