Sergio e Ivonne, ¿masajes con final feliz?