El Koala transforma su curva de la vida en una línea recta: “El bellotero ha sido mi refugio”