El Koala escucha las palabras de su mujer y se derrite: "Te quiero, chatita"