El Koala reconoce la voz de su mujer entre lágrimas: "¡A la Cholita la adoptamos!"