El Koala recibe la llamada de su mujer: "¡No quiero verte por casa en mucho tiempo!"