Lo mejor de la Princesa Inca: de hablar con los animales al “maldito muñeco”