Miriam olvida rencillas con Ángel, él le desea lo mejor y el público sentencia: “¡Falso!”