El sonambulismo más terrorífico de Miriam: con un crucifijo y entre risas malignas