Ni el inglés perfecto de Mónica ni el nulo de Suso consiguen el reto: nadie repite su frase al otro lado del teléfono