Las preguntas sin piedad de las entrevistas de campaña acaban enfrentando a Miriam y Koala (otra vez)