Del “no es mi mejor amiga” al “no saldré de esta casa antes que ella”: Mónica y Asraf, atados y muy compenetrados