Una broma de Suso termina con Mónica llorando a lágrima viva: "¡Dile que se calle!"