La bebida perfecta para Rafa Sandoval tiene un toque andaluz que le teletransporta