Lucía Caram: “Soy una monja de clausura, pero mi claustro es el mundo”