Rafa Lomana aguanta siete minutos de entrevista colgado boca abajo